Nutrición y salud dental

Nadie duda ya de cómo la nutrición afecta a todos y cada uno de los aspectos relacionados con la salud y la calidad de vida.

Sin embargo, hoy nos vamos a referir a un aspecto que en muchas ocasiones no se tiene en cuanta con el rigor y la consideración que se merece: la influencia de lo que comemos en nuestra salud dental y bucal, en general.

Tanto el crecimiento como la resistencia ante agresiones o incluso el color de los dientes pueden verse influidos por la elección de los alimentos de nuestra dieta.

Curiosamente, es de destacar que también una correcta salud bucodental es fundamental para conseguir una nutrición adecuada, ya que esta empieza precisamente en la boca (masticación, mezcla con la saliva e incluso interacción con los microorganismos de la boca).

Cuidado con el azúcar

Aunque son muchos los aspectos que debemos cuidar a la hora de alimentarnos, si queremos ayudar a nuestra salud bucal y dental, probablemente uno de los factores más importantes es el consumo de azúcar, sobre el cual se ha demostrado que influyen fundamentalmente tres factores:

– cantidad de azúcar

– hora a la que se consume (es más problemático si se consume en los periodos entre una comida y otra que si se concentran en las comidas principales (desayuno, comida y cena).

– higiene bucal tras la ingestión del mismo

La relación entre azúcar y problemas dentales viene dada porque las bacterias de la placa bacteriana oral se alimentan de azúcar y, cuando esta se desarrolla fuera del equilibrio deseado, pueden dañar el esmalte dental, dando lugar a problemas como la caries.

Como complemento de esta información, os recomiendo visitar la web de Dentaly España, referente en cuanto a información sobre salud bucodental. En ella, podréis encontrar artículos sobre la inflamación de las encías (comentando sus causas y los tratamiento), consejos para evitar, diagnosticar y tratar la candidiasis oral o incluso cómo hacer pasta de dientes ecológica.

Atención a las vitaminas: una mala nutrición dañará tus dientes

Así es. Para cuidar la salud de tus dientes, no basta con la higiene y el control de las pautas de consumo de los diferentes tipos de azúcar, sino que hay tres vitaminas cuya función se relaciona con problemas bucodentales: las vitaminas A, C y D

nutricion-salud-dental

Vitamina A y salud bucal

La vitamina A es fundamental para el mantenimiento de la piel y las mucosas, por lo que su carencia nos provocará problemas en las encías, así como una deficiente evolución de cualquier herida que tengamos en la mucosa oral.

Son alimentos ricos en vitamina A, además de las típicas zanahoras, los lácteos, las legumbres, carne, pescado, huevos, verduras, hortalizas y frutas.

La vitamina C y tus encías

Ya desde hace siglos, los marineros sabían que, tras largos viajes sin comer frutas y verduras frescas (fuentes naturales de vitamina C) podía aparecer el escorbuto, enfermedad que, entre otros problemas, podía ocasionar la caída de algunas piezas dentarias.  La solución, el consumo de cítricos y otros vegetales ricos en esta vitamina.

Para conseguir vitamina C, deberemos comer alimentos como la naranja, el pomelo, los tomates, las fresas, los kiwis, etc.

La vitamina D y los dientes, entre otros huesos

Es muy conocida la importancia de la vitamina D para la formación de los huesos, por su influencia en el metabolismo del calcio y el fósforo y la fijación del primero en el tejido óseo. Pues bien, como es lógico, esto se aplica también a la formación y desarrollo de los dientes, desde la infancia hasta el periodo adulto y, por descontado, la senectud.

La vitamina D se puede fabricar mediante los rayos del sol, pero también se encuentra en pescados azules (sardina, atún, salmón), lácteos y yema de huevo.

Así pues, como decimos siempre, cuida tu alimentación (combina los diferentes tipos de alimentos saludables, manteniendo su equilibrio, sin abusos…) y tendrás muchas posibilidades de estar sano. Por el contrario, aliméntate de forma desequilibrada y verás cómo pones en peligro todo tu organismo, incluyendo, en este caso, la salud bucodental.

Scroll al inicio