Adelgazar con 30 años

Cómo adelgazar con 30 años

Es posible que hasta hace unos años no hayas tenido grandes problemas para mantener tu peso, pero ahora te planteas un reto: «Adelgazar con 30 años».

Puede incluso que hayas sido mamá por primera vez. Hasta ahora se creía que los embarazos eran la causa principal de sobrepeso en la mujer, sin embargo, seguro que conoces a muchas mujeres que han no han sido madres y también tienen algunos kilos de más, ¿no es cierto?

Es verdad que a partir de los treinta años cuesta mucho más perder peso que a los veinte. La causa principal es que a partir de los 25 se comienza a perder poco a poco masa muscular, al tiempo que comienza a enlentecerse el metabolismo. Es por eso que, aunque tus hábitos dietéticos no hayan cambiado, puede ser que hayas engordado, ya que tu cuerpo está necesitando menos calorías al día.

También es a esta edad cuando, tanto la mujer como el hombre, suelen tener más estabilidad desde el punto de vista familiar: pareja estable, niños… Esto hace que prestemos menos atención a nuestro cuerpo, y además, la nevera y la despensa comienzan a estar llena de bollitos, chocolates, caramelos para los niños, lo que hace más fácil que caigamos en ese tipo de tentaciones.

adelgazar-con-30-años
Adelgazar con 30 años

Medidas para adelgazar con 30 años

Si ves como esto que describimos es tu caso, deberás tener en cuenta que si bien es más difícil perder peso a los 30, no es imposible, lo que ocurre es que probablemente no te baste con quitar dulces, grasas y alcohol (como a los 20) sino que deberás tomar alguna medida más:

–       Deberás comenzar a alimentarte de forma equilibrada, pero no deberás eliminar los hidratos de carbono. Inclúyelos cada día como parte importante de tu desayuno y podrás tomar pasta, arroz (preferiblemente arroz marrón o integral) o patata un día por semana, eso sí, siempre a la hora del almuerzo (nunca en la cena), en forma integral y sin que se acompañen por salsas hipercalóricas. Un ejemplo de cómo se puede tomar pasta sería, por ejemplo, un plato de pasta integral acompañado por una lata de atún al natural y aliñado por aceite de oliva y orégano.

–       Deberás prestar atención a las calorías que necesitas al día para aprender a calcular el tamaño de tus raciones (que tu pareja coma más no quiere decir que tú también debas hacerlo, ya que cada uno tiene su propio metabolismo)

–       Por supuesto: no comer las chucherías de los niños. Lo mejor para evitar las tentaciones es marcarte un plan de comida diario planificando también los tentempiés, de esta forma, conseguirás que todas tus comidas sean saludables y además no pasarás hambre.

–       Deberás comenzar a hacer ejercicio para acelerar tu metabolismo y evitar la pérdida progresiva de masa muscular.

–       Evita toda dieta excesivamente restrictiva, porque lo único que conseguirás es precisamente lo contrario a lo que buscamos en el punto anterior: con una dieta restrictiva en exceso enlentecerás tu metabolismo y perderás masa muscular, lo que hará que ganes grasa en cuanto comiences a comer un poquito más.

Ya verás que si le das más importancia al ejercicio y comes de forma saludable, perderás esos kilos que te sobran y te sentirás mejor.

Por: Salud Delgado Fuentes

Scroll al inicio