Icono del sitio ComeConSalud

Potomanía: la obsesión de beber agua

potomania-la-obsesion-por-beber-agua

potomania-la-obsesion-por-beber-agua

Potomanía: la obsesión de beber agua

La potomanía es otro trastorno de la alimentación caracterizado por la ingesta desproporcionada y compulsiva de agua. Se bebe agua constantemente sin necesidad de sentir sed.

Este trastorno es también más frecuente en mujeres. La imagen típica de una mujer acompañada de su inseparable botella de agua es ya un clásico.

Se ha repetido hasta la saciedad que beber agua es beneficioso, ayuda a adelgazar y a eliminar toxinas y es cierto. El problema se encuentra en la exageración. Por mucho que las modelos digan que tienen ese aspecto gracias a que duermen 8 horas y beben mucha agua, no es recomendable beber más de 2 litros al día.

Las personas afectadas por este problema pueden llegar a beber hasta ¡15 litros diarios! Esto, evidentemente causa alteraciones de los electrolitos en sangre, problemas metabólicos  y sobrecarga al aparato cardiocirculatorio, es decir, es un problema peligroso que en sus casos más extremos puede tener consecuencias fatales.

Potomanía. La obsesión por beber agua

Consecuencias y síntomas de la potomanía

Una ingesta tan grande de agua produce una dilución extrema de la sangre, disminución de los niveles de sodio y potasio, por lo que pueden aparecer en un primer momento sensación de debilidad, agotamiento, dolor de cabeza, calambres musculares y posteriormente, alteraciones cardiacas, alteraciones renales, coma y muerte.

Como puede verse, no es algo que debamos tomar a la ligera. Una cosa es beber agua y otra la potomanía, que es un trastorno que puede llegar incluso a acabar con nuestra vida.

Tratamiento de la potomanía

El tratamiento se encaminará en un primer momento a solucionar la emergencia médica pero después deberá centrarse en el tratamiento de las causas.

Deben ser descartadas patologías como diabetes mellitus, diabetes insípida, alteraciones hipotalámicas… Si no existen causas orgánicas deberemos centrarnos en el tratamiento de las causas psicológicas desencadenantes, así como en la detección de otros posibles trastornos de la alimentación (es frecuente entre las pacientes de anorexia nerviosa debido al intento de saciar su estómago sólo con agua, también puede ser una práctica común para intentar despistar al médico fingiendo un aumento de peso)

El tratamiento, en ocasiones, puede precisar el ingreso hospitalario para favorecer el control y la restricción de líquidos al paciente.

Salir de la versión móvil