Cómo comer sano si vas a un restaurante.

Cómo comer sano si vas a un restaurante.

Algunos de nosotros nos vemos obligados en ocasiones a comer fuera de casa. Los motivos pueden ser varios: una celebración familiar, un encuentro entre amigos, un viaje de vacaciones, o simplemente, un almuerzo de trabajo.

Cuando se trata de salidas ocasionales no es necesario agobiarse mucho por si nos estamos pasando, pero si son más frecuentes, puede venir bien tener unas cuantas ideas claras de lo que sería más conveniente pedir para no llevarnos más tarde un disgusto.

Cómo comer sano si vas a un restaurante:

–       Lo mejor para evitar tentaciones es no llegar al restaurante con mucha hambre. Lo más aconsejable sería tomar una pieza de fruta  (por ejemplo, una manzana (¿La manzana engorda?) o una naranja) una hora antes de ir al restaurante. Si además bebes algo de agua, el efecto saciante será mayor.

como-comer-sano-si-vas-a-un-restaurante
Cómo comer sano si vas a un restaurante

–       Para beber es mejor tomar agua, agua con gas, refrescos light o cerveza sin alcohol. Otra posibilidad es tomar un “tinto de verano” (vino tinto y gaseosa con hielo).

–       Resiste la tentación de comer, mientras te sirven, pan con mantequilla.

–       Una buena elección: Una ración de proteínas (carne o pescado), con guarnición de verduras.

–       Si no puedes resistirte a comer patatas es mejor pedir patata asada o al vapor que frita ya que, las patatas fritas, aumentan mucho su contenido calórico.

–       Como entrante, las mejores opciones son: Ensalada, gazpacho o, si prefieres un plato más caliente, sopa.

–       Si vas a comer a un restaurante italiano, es mejor decidirte por la pasta antes que por la pizza.

–       Evita las salsas, sobre todo las que se hagan con nata.

como-comer-sano-si-vas-a-un-restaurante
Restaurante: cómo comer sano

–       Un tema siempre complicado es el del postre. Si puedes es mejor saltártelo y tomar un café o una infusión, pero si eres muy golosa, lo mejor es elegir una macedonia de frutas o un sorbete. También es posible tomar una porción de tarta casera de manzana o de queso. Los postres, que es mejor evitar, son los brownies de chocolate, las tartas industriales y los que llevan dulce de leche.

–       Si puedes, comparte tu postre con otra persona. Reducirás las calorías a la mitad.

Buen provecho.

Por: Salud Delgado Fuentes

Scroll al inicio